Descubre la mejor manera de atarte los cordones según tu tipo de pie

bambas

¿Te atas bien los cordones? No a todos los pies les va bien la misma forma de atarse los cordones; unos pies son más anchos, otros tienen el arco más pronunciado, otros el empeine más alto, etc. Si sientes molestia o incomodidad al calzarte las zapatillas, la solución podría ser tan sencilla como cambiar la técnica de atarte los cordones.

No se trata de algo puramente estético, sino que nos puede ayudar a evitar lesiones y dolencias. Sigue estos sencillos consejos para atarte los cordones según tu tipo de pie y notarás el cambio.

  • Arco alto: Abre la parte central
arco alto

Arco alto

Mete el cordón e iguala la longitud de cada lado. Crúzalo y pásalo por el segundo ojal. Aquí, en lugar de volverlo a cruzar, pásalo en vertical por el ojal de arriba y de nuevo en vertical pero por la parte interna de la zapatilla. De esta forma, esta zona no ejercerá presión en el empeine. Sigue en zig-zig hasta arriba.

  • El talón se sale: Asegura la parte de arriba
se sale talón

El talón se sale

Ata los cordones en zig-zag de forma normal hasta el penúltimo ojal. A continuación, pásalo por el de arriba en vertical, crúzalo y pásalo por debajo del cordón del lado contrario. De esta forma, la zapatilla asegura el tobillo sin presionar el resto del pie.

  • Antepié ancho: Déjale espacio
antepié ancho

Antepié ancho

Haremos como en el caso del arco alto pero sin cruzar entre el primer y segundo ojal. Así, el pie tendrá más espacio y no estará tan presionado.

  • Uñas negras o dolor de dedos: Levanta la puntera
Uña negra o dolor de dedos

Uña negra o dolor de dedos

Cruza un extremo del cordón desde el primer ojal hasta el último en diagonal. Con el otro extremo, sube en zig-zag  hasta llegar arriba. Al atar el cordón de esta manera, la puntera se despega de los dedos, en especial del gordo, lo que deja más espacio entre la zapatilla y los dedos, a la vez que mantiene una buena sujeción del pie.

 

Para terminar, unos consejos para mantener tus zapatillas en buenas condiciones.

  1. Desabróchate los cordones y abre un poco la zapatilla antes de quitártela para evitar deformarla.
  2. Si se han mojado por la lluvia o por el sudor, para secarlas lo mejor es el papel de periódico. Sacamos la plantilla para que se seque al aire y metemos bolas papel de periódico en la zapatilla. Éste absorberá la humedad sin deformarlas.
  3. Es muy importante utilizar las zapatillas de correr SÓLO para correr. Si practicamos otros deportes o queremos un cazado para el día a día, debemos utilizar otro par si no queremos que se acorte la vida útil de nuestras zapatillas.
  4. Y, por último, nunca lavarlas en la lavadora. Si se han ensuciado, se pueden lavar con un paño húmedo o un cepillito mojado ligeramente con agua y jabón antigrasa. Después, dejamos secar al aire libre. No se deben poner delante de fuentes de calor tipo radiadores o estufas porque el calor las deformaría.

 

Crédito imagen cabecera: www.flickr.com/photos/16210667@N02/15023144303/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s